• EL MÁS POPULAR

Yates de Lujo

Navegación por horas Precio desde
600

Disfruta de un día de navegación con un alquiler de yate en Barcelona

El yate a motor está completamente equipado con la mejor electrónica de navegación y con las medidas de seguridad necesarias para la tripulación y los invitados.

Con una velocidad de crucero de 25 nudos y sus 15 metros de eslora, el yate a motor Azimut 46 es una embarcación elegante y rápida, ideal para clientes VIP, grupos de incentivos y amantes de la navegación con yate.

Su distribución interior con amplios espacios se compone de tres camarotes dobles, uno de ellos suite con baño privado; un baño común, salón con cocina integrada a otro nivel, lo que permite la separación de la zona de estar, y solárium en la parte superior, todo con acabados modernos de lujo y, consiguiendo a la vez, un magnífico ambiente acogedor que invita a la navegación. Tiene una capacidad máxima de 11 invitados más capitán.

En Gotland Charter somos conscientes del incremento del turismo en la ciudad y sabemos que cuanto más fáciles pongamos las cosas al cliente, más lo agradece y mayor es la satisfacción final. Por esta razón hemos pensado que la creación de paquetes cerrados es importante y necesaria.

En los yates a motor realizamos cualquier tipo de celebración, reunión de negocios, salidas románticas o navegaciones para contemplar el atardecer. Tomar el sol en el Flybridge, parte superior del barco, acompañados de un refresco, resulta muy relajante tras un baño en alta mar. Todas nuestras excursiones y salidas incluyen bebidas y un pica-pica, pero, además, encontrarás toallas limpias, crema de sol, una botella de cava bien frio como bienvenida y un personal muy amable que intentará siempre que pases un rato inolvidable. Todo está pensado para que llegues al barco con tu bañador y nada más, así de sencillo…

Ya no existen los cargos adicionales por combustible, por bebidas, por catering o fianzas.

¿Y si hablamos del capitán del yate? Su nombre es Dani, amable y simpático. Habla varios idiomas y tiene una larga experiencia en barcos de pasaje. A la llegada de los clientes, y tras darles la bienvenida, les explica las normas de seguridad y condiciones necesarias a bordo, el funcionamiento del equipo básico y la ruta marcada para la ocasión.

Soltadas las amarras, y una vez que el barco ha salido de puerto, es el momento perfecto para acomodarse en alguna zona de la cubierta principal o superior, tomar una bebida y disfrutar de la navegación, contemplando las vistas de Barcelona desde el mar. Ya apartados de la costa, podréis parar para bañaros, comer algo, tomar el sol, escuchar música… o realizar esa reunión de negocios en la más absoluta tranquilidad. Es vuestro momento para pasarlo bien.

¿Dispuestos a relajaros?