Planes alternativos

Organiza una salida de ensueño en barco por Barcelona

En Barcelona no encontrarás barcos restaurante como en París, entre otras cosas porque tampoco hay un río que atraviese la ciudad!! Pero no importa, al fin y al cabo tenemos los elementos necesarios: tenemos barcos, tenemos bebida y tenemos  comida,  hacemos todo lo que está en nuestras manos para que puedas tener un plan lo más parecido posible a lo que estás buscando.

En nuestro caso, las comidas o cenas son privadas, para que disfrutes absolutamente de cada momento dentro del barco, para que sorprendas a tu pareja con algo muy especial  y para que juntos  guardéis un buen recuerdo.

Además de comer con las bonitas vistas de la ciudad desde el puerto, tienes la posibilidad de sorprender aún más a tu grupo o pareja con un rato de navegación previa al banquete y, no sólo eso, puedes incluir música en vivo, proyecciones, y cualquier otra sorpresa que se te ocurra, asegurando un ambiente personalizado, íntimo y tranquilo.

Planes únicos diseñados para ti

Comidas y cenas en barco

Uno de los mejores planes alternativos es realizar una comida o cena a bordo de un barco, alejados de convencionalismos y sorprendiendo a todos con un evento realmente especial. Las comidas o cenas se realizan siempre en privado, asegurando la distinción de cada una de ellas y consiguiendo sorprender a todos los invitados.

Además de comer con las bonitas vistas de la ciudad desde el puerto, tienes la posibilidad de sorprender aún más a tu grupo o pareja con un rato de navegación previa al banquete y, no sólo eso, puedes incluir música en vivo, proyecciones, y cualquier otra sorpresa que se te ocurra. Asegurado un ambiente íntimo y tranquilo.

Comida o cena en yate

Un yate ideal para parejas y grupos de hasta 6 personas que buscan un ambiente más sofisticado y moderno. Está ubicado en el Port Olímpic de Barcelona, junto a la Barceloneta y a una larga lista de locales de copas.

 

 

La comida o cena tiene lugar en el amplio salón que se encuentra a la entrada del yate, con grandes zonas vidriadas desde las que puedes ver las vistas mientras comes. Por supuesto, y ya que estás en un barco, tienes la posibilidad de salir a navegar para ir abriendo boca… Una vez llegas a puerto, la cena consiste en un surtido de embutidos, jamón y diferentes tortillas acompañadas de pan con tomate y bebida, una cena informal donde lo que más lucirá será la originalidad, el espacio y las vistas. Y qué te parece si encima, saboreas todo eso en altamar mientras se pone el sol?

Comida o cena en gran velero clásico

Para grupos grandes, a partir de 7 personas, tenemos un precioso velero clásico de 35 metros, amarrado en el Club Náutico, Port Vell, desde el que se puede ver el paseo marítimo que conduce a Colón y una preciosa vista de Barcelona de noche.
  El Southern Cross es nuestro barco más selecto, por su elegancia e historia.
Tiene dos comedores para 10 y 14 invitados en comida o cena formal y servimos tipo coctail cuando los grupos sobrepasan los 24 invitados o los 15, si no quieren comer en dos salones distintos. En este caso, los invitados pueden estar juntos en la zona del barco que más les guste y en la que más cómodos se encuentren, nuestro personal, camareros, se acercan hasta ellos con las bandejas. Es la opción perfecta para comidas de empresa o de cualquier otro tipo. Con sus diferentes salones, provistos de pantalla para proyecciones; la zona de bar y la gran cubierta superior, las posibilidades de completar la comida o cena con alguna sorpresa o actividad son diversas. Por supuesto, existe también la opción de salir a navegar antes de comer, ampliar la experiencia, vale la pena. Puedes contratar la cena en puerto sin moverte o aprovechar la oportunidad de navegar en un histórico barco de madera, cuando regreses al amarre, se servirá la cena y podrás continuar la velada hasta tarde. A la llegada, todos los invitados son recibidos con una copa de cava de bienvenida y una visita guiada por el barco, si lo desean. Tenemos una amplia carta de menús para todos los paladares, pregúntanos.

Puesta de sol en barco

El atardecer, junto con la salida del sol por la mañana, es uno de los momentos más bonitos del día, más apacible, que invita al relax y la reflexión. Normalmente no acostumbramos a disfrutar del amanecer, ya que todos, o casi todos, estamos durmiendo a esa hora, pero sí podemos vivir intensamente el ocaso del día, envueltos por una gama cromática de tonos cálidos y sugerentes sombras.

Pensar en una puesta de sol es pensar en la hora más romántica del día, en la hora perfecta para compartir con tu pareja. Es el momento de sorprenderla, de enamorarla aún más, y una forma de hacerlo es regalándole una bonita salida en barco. Para la ocasión, escogemos nuestros barcos más acogedores, los peques de la flota, pensados para salidas en pareja e incluso para pequeños grupos de hasta 9 personas en velero y 11 en yate.

Porque, además de con tu pareja, puedes compartir una puesta de sol con amigos, como antesala de una noche prometedora y festiva o como colofón de un día intenso tras el que necesitas bajar el ritmo y relajarte. Alquilar un barco para ver como cae el sol desde el mar, ver como oscurece la ciudad y enciende una a una todas sus luces, es un plan acertado y seguro exitoso.

La salida de Puesta de sol tiene una duración de 2 horas que se adaptan al momento exacto en el que el sol se pone. Durante el trayecto, incluimos una botella de cava o vino para que puedas brindar con tu pareja o amigos. Es sencillo, no necesitas nada, ni siquiera la crema solar!

Para más información sobre nuestros planes alternativos